MIMOSA EN FLOR
MIMOSA EN FLOR
MIMOSA EN FLOR
MIMOSA EN FLOR
MIMOSA EN FLOR
MIMOSA EN FLOR
  • Cargar imagen en el visor de la galería, MIMOSA EN FLOR
  • Cargar imagen en el visor de la galería, MIMOSA EN FLOR
  • Cargar imagen en el visor de la galería, MIMOSA EN FLOR
  • Cargar imagen en el visor de la galería, MIMOSA EN FLOR
  • Cargar imagen en el visor de la galería, MIMOSA EN FLOR
  • Cargar imagen en el visor de la galería, MIMOSA EN FLOR

MIMOSA EN FLOR

Proveedor
BA the Belart
Precio habitual
€15,50
Precio de venta
€15,50
Precio habitual
Agotado
Precio unitario
por 
Impuesto incluido. Los gastos de envío se calculan en la pantalla de pagos.

Decora tu hogar con uno de nuestros ramos de mimosa en flor, combinado con eucalipto fresco.

La mimosa es una flor muy olorosa y frágil que se seca con facilidad y no dura más de 3 o 4 días fresca, pero su secado hace que la mimosa no pierda su esencia, por ello quedara bonita allá donde la pongas.

Las mimosas representan la energía femenina y florece en los meses de invierno (enero, febrero y marzo).

Además, como curiosidad, en Italia la mimosa en flor se regala para San Valentín y también es la flor que simboliza el día de la mujer.

 

Está disponible en tres tamaños:

   - Pequeño (como en las imágenes)

   - Mediano

   - Grande 


El ser de flor fresca, la mimosa y los eucaliptos se secarán y tendrán un tacto más rígido, pero mantendrán su color y te durarán muchos meses. 

 

Cuando recibas el ramo, ponlo directamente en un jarrón, y dependiendo del tamaño que elijas, búscale el mejor rincón bonito y lúcelo este invierno.

 

 


EL CUIDADO DE LA MIMOS EN FLOR

 

- Corta unos milímetros sus tallos antes de colocarlas en un jarrón.
- Cambia el agua cada dos días y vierte cada vez un poco del conservante (mezcla de agua, una cucharilla de azúcar y exprime medio limón). 
- Coloca tu jarrón con flor de mimosa en un lugar alejado de las corrientes de aire y el sol.

 

Si directamente prefieres disfrutar de la mimosa en seco, te aconsejamos seguir los siguientes pasos:

- Corta unos milímetros sus tallos antes de colocarlas en un jarrón.
- Colócalas en un jarrón con un poco de agua.
- Cuando las flores hayan consumido por completo el agua, no vuelvas a rellenar el jarrón.

- Deja el jarrón con la mimosa en un lugar alejado de las corrientes de aire y el sol.